Círculo Holmes
               Asociación española de amigos de Sherlock Holmes

Bienvenido a nuestro cajón de sastre


Efectivamente, este es nuestro cajón de sastre. Aquí iremos poniendo todo aquello que no tenemos integrado en los demás menús. De momento podeis disfrutar de Entrevistas, Podcasts y Artículos que iremos colgando a medida que podamos. Ya podeis ir disfrutando de las buenas entrevistas realizadas por nuestro Jabez Wilson particular, Luís de Luís y de algunos podcasts que hemos recuperado por ahí, alguno de ellos realmente importante y difícil de conseguir. ¡Pasen y vean!

02.11.2017

Entrevista a Andreu Martín

“Siempre estaré agradecido a Sir Tim”

Si cada lector tiene un Andreu Martín, eso significa que, claro, Andreu tiene a todos los lectores; y no es de extrañar si, contra viento y marea, críticos y tertulianos, Andreu ha conseguido, tantas veces a solas e incapaz de desfallecer, que se acepte, reconozca y admita la vigencia y validez de la cultura popular.

028 - ANDREU HOLMES (2)_1_630x630.jpg

En su poblado panteón se encuentran las muy sherlockianas  aventuras de Sir Tim o´Theo llevadas a cabo junto al legendario Raf (Joan Rafart) un tebeo con el que todo el mundo parece estar en estado de disfrute : guionista, dibujante, personajes y, sobre todo, lectores.  Es, claro, una obra eterna. ¿Se siente satisfecho de tu obra tebeística?
No sólo me siento satisfecho sino también y, sobre todo, agradecido. Escribiendo guiones de tebeo fue como aprendí a escribir y contar historias y estoy convencido de que mi estilo actual deriva de aquel aprendizaje. Incluso convertí muchos de los argumentos y guiones de esas historietas en relatos cortos que compusieron mi libro “Sucesos” (luego, “Crónica Negra”).

Entró en la Editorial Bruguera…
Primero, como espontáneo. Simplemente, me apetecía escribir guiones del Capitán Trueno y me presenté con muestras de guiones que escribía para otras editoriales. El redactor que me recibió (que también era guionista y no admitía competencias) enterró mis muestras en un cajón y se olvidó de mí. Casualmente, yo hacía teatro amateur y, mientras preparábamos el estreno de la obra que sería un exitazo tremendo, “El Retaule del Flautista” de Jordi Teixidor, conocí a un tipo estupendo llamado Jordi Bayona, que trabajaba en Bruguera.

¿Y entonces?
Cuando le conté mi visita a la editorial y con quién me había entrevistado, lo entendió todo y me aconsejó que volviera a la editorial y preguntara por él. Él me convirtió en guionista de la casa y él fue, en realidad, el creador de Sir Tim O’Theo (desde luego, fue el inventor del nombre). Más tarde, después de mi servicio militar, el señor González me llamó para contratarme como director del Departamento de Guionistas.

La Bruguera que conoció…
Una especie de oficina siniestra, con una serie de mesas con redactores como alumnos aplicados, trabajando en silencio, supervisados por una señorita muy guapa que hacía de maestra severa y, desde el fondo, por el temible señor González. Es de las pocas épocas de mi vida en que he trabajado en una empresa, con horario fijo, fichando, sueldo a final de mes y vacaciones pagadas. Aprendí mucho allí porque yo tenía que dirigir y enseñar a los guionistas y no hay mejor forma de aprender que enseñando. Estuvo bien mientras duró pero, en cuanto intuí que podía ganarme la vida fuera, me fui.

En esa época Bruguera buscaba un cambio que la hiciera más moderna; que la hiciera más, por así decirlo, ”Pilote” y surgió “Gran Pulgarcito”.
Los profesionales nos entusiasmamos, pero fue Bruguera quien no se entusiasmó. En realidad, el lector de “Pilote y propulsor y director de “Gran Pulgarcito” fue mi amigo Jordi Bayona, pero era un incomprendido allí dentro. Cuando propuso a González la publicación de “Asterix”, aquel señor dijo que era demasiado chauvinista y jamás tendría éxito. Y, al final, “Gran Pulgarcito” terminó aniquilado por la rutina.

Se buscaba la producción de álbumes, se mejoraba la calidad de las publicaciones,  pero no las condiciones de trabajo, ni el reconocimiento de los derechos de autor…
Efectivamente. No sólo eso: no se devolvían los originales a los autores, que hubieran podido comercializarlos luego, y yo, en cambio, vi a administrativas destruyendo esos mismos originales, partiéndolos en cuatro trozos y tirándolos a la basura porque en una gran caja fuerte que teníamos al fondo ya no cabían y había que hacer sitio a los nuevos.

También escribió guiones humorísticos para la serie “La Panda” del gran Roberto Segura o, la hoy valoradísima, “Campeonio” de Joan Raf Rafart…
Tuve esa suerte, sí. Trabajar con aquellos profesionales fue un privilegio.

Y comenzó su colaboración con Raf.
Nos presentó Jordi Bayona con el diseño de personaje ya hecho. Raf era un tipo que se hacía querer, aparentemente enfurruñado y rezongón pero con un gran sentido del humor. Muy catalán, muy  culé, que hacía pensar en tardes de domingo con carajillo, puro y escuchando el Carrusel Deportivo.

En poco más de cuatro años Raf y usted crearon un cuarteto de álbumes de Sir Tim, además de las historias cortas, guiones espurios, viñetas dispersas… vamos, que curraron  como galeotes.
No quedaba más remedio. Pagaban mal… y había que comer.

¿Cómo planificaron la obra?
No había muchos planteamientos intelectuales en el sistema Bruguera. Sólo se trataba de escribir historias de ingenio que hicieran reír. Punto. Nunca tuvimos la conciencia snob del artista, sino la del currante.

¿Cómo se organizaban?
Simplemente, yo escribía los guiones y él los dibujaba… y añadía todos los gags y viñetas que le parecían, enriqueciendo mucho la idea inicial.
 
¿Y su método de trabajo?
Lo podría resumir diciendo que los miércoles yo iba a Bruguera, entregaba los guiones que había escrito durante la semana y cobraba en ventanilla y en efectivo aquellos que me habían aprobado de la semana anterior. Los no aprobados te los devolvían y no te los pagaban.

¿Y le iba bien?
Afortunadamente para mí, me los aceptaban prácticamente todos y por eso vivía de ello, pero había escritores a los que, de repente, les rebotaban todos los guiones y aquella semana no cobraban nada. Los miércoles nos encontrábamos en la sala de espera todos los colaboradores, dibujantes y guionistas, y se formaba allí una tertulia simpática. Imagínate: Vázquez, Víctor Mora, Ibáñez, Segura, Raf, Conti, Escobar… Luego, nos íbamos por ahí. Para mí, el miércoles era día de cobro y de cine.Ese día no se trabajaba.

El secuestro del Burgomaestre (Super Pulgarcito 7 a 12, 1971) su primer guion largo ,es una elaboradísima historieta de enredo… –
Sí. Directamente influida por mi gusto del vodevil y por el humor inglés de P.G. Wodehouse. El desafío de esas historias consistía en confeccionar una historia larga a base de pequeñas historias autónomas, sin dar la sensación de continuará, que el Sr. González odiaba.

Desde fuera da la sensación que no debiste sufrir escribiendo la serie…
Me lo pasé (nos lo pasamos) estupendamente.

Uno de los principales personajes de la serie es Bellotha Village, parece el pueblo de Miss Marple (St Mary´s Mead). Es curioso que Agatha Christie no sea, en principio, una influencia que se asocie a Andreu Martin.
Es curioso también que no puedo negar que Agatha Christie está entre las autoras que más me ha influido en toda mi carrera.

La variedad de recursos de humor que emplea es sorprendente: gags físicos, juegos de palabras,paradojas, gags verbales…
Gracias.

Para que funcione todo lo anterior requiere una enorme capacidad de síntesis, una enorme capacidad de planificación y puesta en escena…
En todo caso, eran unos conocimientos intuitivos, nada elaborados. En aquella época, todavía no había entrado a teorizar ni a sistematizar nada. Era un aprendiz.

Además, para que la parodia funcione ,es necesario un gran conocimiento de lo parodiado ¿Cuáles fueron sus referentes a la hora de escribir Sir Tim?
Conan Doyle sin duda, pero también, como le he dicho, Agatha Christie, PG Wodehouse, Richmal Crompton, Rudyard Kipling… Todo mi bagaje de lectura adolescente.

Los personajes de la serie están muy cuidados. Tienen más recovecos y matices que los tentetiesos habituales, protagonistas de las historietas de quiosco…
Gracias de nuevo.

“La Verruga del Sivah” , la segunda a aventura de Sir Tim es, quizá, su versión de “Tres Lanceros Bengalies” que, como bien se ha dicho por ahí, delata una gran influencia del “Help!” de los Beatles.
No había oído yo eso de la influencia del “Help!”, pero es muy posible y demuestra que funcionábamos más por intuición que por intención y teoría.

”¿Qué pasa?¿No me va a perseguir garrote en ristre en un clásico final de historieta?” pregunta, en un momento dado el enorme (en todos los sentidos) Sargento Blops a Sir Tim…
Supongo que la lectura de genios del cómic francés como Goscinny o Greg, también me influyó mucho.

En “El Sarcófago de Thu-ru-rut “aparece el némesis de Sir Tim, el malvado (de impagable nombre) Blackiss Black…
Como suele suceder: fue un personaje que debía ser episódico y creció hasta adquirir la misma talla que el personaje central.

Por cierto ¿Por qué Sir Tim fue tan trotamundos?
¿Imaginación?

Uno de sus recursos habituales es la subversión de los tópicos y clichés del colonialismo…pocos de los “indígenas” con quienes se encuentra Sir Tim son sumisos y serviles, pocos de los blancos son infalibles…
Es verdad: no había una postura intelectual de creador artístico pero sí había una posición política y crítica que, en aquellas épocas (¡Ay tan perdidas!) era irrenunciable.

Egoistilla, hipocritón, simpático, caradura, roñica, afable, vago… Sir Tim es todo un señorito… pero … ¿Por qué cae tan bien?
Si soy sincero, nunca había tenido la sensación de que cayera TAN BIEN, nunca fui consciente de que Sir Tim fuera tan aplaudido como los personajes de Vázquez o Ibáñez. Lo cierto es que ahora, con el reconocimiento que se le hace tantos años después, me estoy llevando una grata y halagadora sorpresa.

En “El sarcófago…” la acción principal se interrumpe con el delicioso enredo de la búsqueda del bolso de Lady Filstrup (la Bianca Castafiore de la serie)…
Me parece que fue en ese momento cuando yo dejé los guiones de esa historia (no recuerdo por qué) y los siguió otro guionista.

¿Cómo hubiera sido Sir Tim, si Raf y tú, hubierais tenido tiempo y respaldo para planear y planificar las narraciones?
¿…? Supongo que mejor… O peor… ¿Distinto? Ojalá que no.

Una curiosidad ¿Quién es/fue Ron Clark(el guionista que firmó muchas de las aventuras de Sir Tim)? ¿Usted?
No, no. Durante un tiempo, yo creí que era un seudónimo del mismo Raf pero luego supe que era un amigo suyo, inglés.

Me llama la atención que la relación de Sir Tim y Patson en la que éste (como bien ha sabido ver Juan Carlos Alquezar) protege al aristócrata con una enternecedora lealtad y acepta permanecer en segundo plano prefigura la relación Holmes/Watson de la extraordinaria película “Sin Pistas”…
El modelo de Patson es, indiscutiblemente, el Jeeves de Wodehouse, mayordomo por excelencia.

Hablando de Holmes, en la historieta hay un fugaz cameo del detective consultor
Cameo inevitable. Noblesse oblige.

Por cierto, ¿Cuál fue su primer contacto con Sherlock Holmes?
Supongo que me lo recomendó mi hermana mayor, que era quien iba llenando la biblioteca de casa. Pero no estoy seguro. Mi relato preferido es “El Perro de los Baskerville”.

En “Contra Blackiss Black” parodia actitudes tópicas (españolismos, alemanismos, niños pijos jugando a hippies)… ¡Hasta poda el bigote a Blops y traviste a Patson!…
Había que hacer de todo.

El paso del tiempo juega a favor de Sir Tim¿Por qué?
No me corresponde a mí decirlo. Dejémoslo en que siempre procuré escribir historias que me divirtieran a mí, y no me divertía ni la vulgaridad cuartelera del garrotazo y tentetieso y siempre me resistí a caer en el chiste rutinario y sobado.

Y se le reivindica como una de las grandes obras de Bruguera…
No sé. A ver si va a ser que hay justicia en el mundo.

Y usted que opina…
Siempre estaré agradecido a Sir Tim por los buenos ratos que me hizo pasar y porque, como he dicho al principio, fue él quien me enseñó a escribir y gracias a él escribo como escribo.

Admin - 16:28:02 @ ENTREVISTAS | Agregar un comentario



En caso de considerarlo oportuno, usted puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición de los datos personales y/o imágenes que pueda facilitarnos a través de nuestra página web y/o que se incluyan en la misma, a los efectos de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD) y legislación complementaria, dirigiéndose mediante correo electrónico en la dirección: circuloholmes@gmail.com indicando en el asunto: Política de Privacidad.